Inicio

EL PERIODISMO Y SU COMPROMISO CON LA VERDAD

El Círculo de Periodistas de Bogotá (CPB) lamenta la salida de Daniel Coronell de la Revista Semana, medio que se ha caracterizado por su rigor periodístico, por tener frente a la dirección de investigaciones a uno de los periodistas más capaces, independientes y rigurosos en el manejo de la información como es Ricardo Calderón, que con su equipo periodístico, le ha dado un sello de garantía e imparcialidad a las publicaciones de esta Casa Editorial.

Por todo esto y más preocupa el retiro de Coronell de Semana, quien desde 2005 se venía desempeñando como columnista y que según un análisis de casos investigados por Coronell, hecho por Cesar Caballero y Santiago Zuluaga, de Cifras & Conceptos, “de 39 casos investigados por el columnista solo dos personas han sido absueltas por las instancias que las han investigado, es decir, que en el 95 por ciento de las ocasiones la o que ha denunciado, tiempo después se convirtió en una sanción disciplinaria, fiscal o penal” y advierte que no son las investigaciones, el rigor profesional y las denuncias de Coronell los causantes del drama humano que han vivido sus protagonistas, sino sus acciones como servidores públicos las que los han llevado a esta situación.

El CPB reconoce a Daniel Coronell como uno de los periodistas de Colombia con mayor capacidad de investigación y rigor periodístico, no exento de errores, pero sus aciertos son mayúsculos, ejemplo de buen periodismo, lo que lo ha llevado a ganarse seguidores y detractores.

En un país donde la corrupción y la impunidad son dos de los principales problemas que lo agobian, que lucha por salir adelante, que está inmerso en un proceso de paz complejo, sumido en una polarización exasperante, atacado por fuerzas oscuras, con un narcotráfico robustecido, sacrificar periodistas de la talla de Coronell y muchos otros que han sido silenciados, estigmatizados, amenazados o están atemorizados, afecta la credibilidad de los medios y pone en peligro la libertad de expresión y, por ende, la democracia plena, donde la libre opinión debe respetarse.

Los medios de comunicación están obligados a guardar distancia con el poder, en todas sus manifestaciones, con el gobierno, con las diferentes vertientes políticas, para poder investigar, informar con rigor, con independencia, para ser coherentes con la verdad y ponerla a disposición y servicio de la opinión pública.

Esta situación de Coronell no se puede seguir repitiendo, no pueden primar los intereses particulares sobre los de una sociedad que necesita estar bien informada y tener elementos de juicio.
No se puede silenciar la verdad, porque el daño que se hace al país es grave e irreparable.

Los medios tienen que tener los ojos bien abiertos frente a nuestra realidad. Privar al país de periodistas dispuestos a poner en la picota publica al corrupto, es correr el riesgo de dejarlo en manos de los delincuentes, cualquiera que sea su escenario de actuación.

El CPB invita al país en general y a los gremios del sector en particular a hacer una reflexión acerca del papel que están desempeñando los medios y el que deberían cumplir. Si predomina el poder económico y de amistad frente al incomodo papel del periodista, del colaborador, o empleado, de ser convidado de piedra ante la enorme responsabilidad de informar bien.

El reto hoy del periodismo colombiano es poder sacar a la luz pública la verdad, muchas veces guardada celosamente por quienes detectan el poder, y darla a conocer por incómoda que sea.

Gloria Vallejo
Presidenta CPB

”Una prensa libre puede ser buena o mala, pero sin libertad, la prensa nunca será otra cosa que mala”

Albert Camus
Escritor francés

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *