Inicio

EL MUNDO DOMINADO

11 Octubre 2019.

Por: Jairo Ruiz Clavijo, socio CPB

Desde cuando Caín mató a Abel, el garrote ha sido la principal herramienta que esgrimen los poderosos, aunque a medida que avanza la “civilización” este se haya venido trasformando en sable o lanza, fusil o cañón hasta llegar a ser instrumento nuclear.

Ya en este punto las naciones se dieron cuenta que las estrategias tenían que cambiar porque un enfrentamiento directo las llevaría a la destrucción mutua o cuando menos a pérdidas insoportables. Surgió la geoestrategia y con ella las herramientas más eficaces para conseguir, ejercer y conservar el poder, herramientas que se dividen en directas e indirectas, siendo las siguientes las primeras:

La Intimidación: El filósofo chino Sun Tzu sostiene que “la mejor victoria es vencer sin combatir” y Lao-Tse complementa así el concepto: “Quien sabe vencer al enemigo, no lucha contra él.”

Para disuadir es necesario disponer de fuerzas y medios capaces y creíbles propios o en compañía de seguros aliados; contar con la voluntad política de emplear estas capacidades bélicas si es necesario, y trasmitir al adversario que se dispone de estos medios y que en caso necesario no dudarán en utilizarlos.

Un desfile militar, como el de la China con motivo de sus 70 años es sin lugar a dudas una herramienta de disuasión.

En el fondo, la verdadera herramienta que se utiliza es el miedo o temor convenciendo al enemigo -o amigo- que si no actúan en determinado sentido pueden verse expuestos a grandes castigos e incluso a la destrucción.

Del miedo también se vale el sistema para ejercer más poder: Las informaciones que diariamente nos llegan a través de las noticias sobre secuestros, asesinatos, robos, atentados terroristas y un largo etcétera, convencen al pueblo para que renuncie a algunas libertades individuales en aras de “su seguridad”

Durante las Guerra Fría las dos potencias que, impusieron un “equilibrio del terror” basado directamente en la estrategia de disuasión con su poderío nuclear: “Mostrar las fuerzas es la mejor manera de no tener que utilizarlas” decía el estratega Louis-Hubert Gonzalve Lyautey.

Cerco y Contra-cerco: La geopolítica se plantea como un tablero de ajedrez. Ya desde el Siglo VI el rey persa Cosroes II se preguntaba: Si un gobernante no entiende el ajedrez ¿cómo puede gobernar un reino?

Cada jugada está pensada para bloquear al enemigo para llegar al jaque mate: se sacrifican peones, se induce al engaño al adversario haciéndolo caer en celadas, se protegerá el centro de gravedad con enroques y se permutarán ficha para alcanzar la victoria.

Esta herramienta cobró más importancia cuando las grandes potencias decidieron no enfrentarse directamente sino a través de “guerras localizadas” en diferentes áreas geográficas como las de Corea y Vietnam y las que se siguen librando en el medio oriente y la antigua Unión Soviética que destacan a Los Estados Unidos como el país más activo en intervenciones en 75 países diferentes en los últimos 20 años.

En esta estrategia juegan papel muy especial los estrechos marinos, pues tradicionalmente quien domina el mar domina el mundo y este axioma continúa siendo cierto puesto que el 80 por ciento del comercio mundial es marítimo:

Cuatro son los estrechos marinos cuyo dominio le permitirían a un país hacer presión sobre los demás:

 

1. El Canal de Suez que conecta al Mediterráneo con el mar Rojo, obra que Napoleón emprendió, pero no pudo concluir pero que la historia lo sitúa en el Siglo XIII A.C. Su importancia es evidente porque conecta a Europa con Asía y antes de su existencia había que rodear África para el comercio entre los dos continentes.

2. El Canal de Panamá que une los océanos Pacífico y Atlántico. Desde el 2014 China y Rusia están construyendo un nuevo canal interoceánico en Nicaragua para competir con el panameño.

3. El estrecho de Ormuz por el cual circula una quinta parte del petróleo mundial y hace llegar el crudo del Golfo Pérsico a occidente, y

4. El estrecho de Malaca que une al Océano Índico con el pacífico y por el pasa el 50 por ciento del tráfico marítimo mundial.

Sobre todos estos pasos marítimos existen convenios mundiales que comprometen a los países que tienen soberanía sobre ellos, a permitir el paso de buques de todas las naciones.

Otro punto del planeta que reviste cada vez más importancia por el calentamiento global es el Ártico por los ingentes recursos naturales que se le reconocen y su dominio presupone un gran paso al predominio mundial: Estados Unidos, Canadá y Rusia están haciendo grandes esfuerzos diplomáticos y militares para dominarlo.

La patada a la escalera: es otra de las herramientas de dominio, tiene su origen en el campo de la economía y podemos apreciarla en el hecho de que las grandes potencias fueron las promotoras de la “libertad de comercio” imponiéndole estos principios a las demás naciones. Pero una vez lograron penetrar con sus productos, tomaron medidas de protección para su producción interna como es el caso actual en la guerra de aranceles que libran Los Estados Unidos y China.

“El mercado libre es el arma de los más fuertes” decía el canciller Otto Von Bismark.

El Portero de la Discoteca: “Cuando no te dejan entrar, el portero de la discoteca es tu peor enemigo, cuando ya has entrado, se convierte en tu mejor aliado”, decía el periodista español Jaime Campmany.

El G8, integrado por Estados Unidos, Japón, Alemania, Francia, Italia y el Reino Unido, Canadá y Rusia es el que de consenso toma las posiciones que marcarán la economía mundial. Su composición se acerca mucho al grupo del Consejo Permanente de Seguridad de la ONU: Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Rusia y China, todos estos “portero de discoteca” con derecho a veto.

Igual fenómeno se observa en el exclusivo Club Nuclear con el Tratado de no Proliferación Nuclear” firmado por los países que ya tienen la bomba atómica para impedir que los demás estados la tuvieran. India, Pakistán Israel y Sudan del Sur jamás firmaron ese pacto y poseen armas nucleares en tanto que Los Estados Unidos presionan a Corea del Norte a no realizar más pruebas nucleares.

Empobrece y debilita a tus vecinos: Estos son ejemplos: A principios del Siglo XX con la apropiación del Canal de Panamá y la guerra de Cuba se extendió el poderío norteamericano en el continente y se debilitó a los países europeos; Francia siempre se opuso a que España ingresara en la Unión Europea porque sus productos podían competir con los suyos en calidad y precio;  a los Estados Unidos no le interesa que su vecino México evolucione tanto que llegue a convertirse en competidor y con ese objetivo son las medidas anunciada recientemente por Donald Trump para desestabilizar a un vecino que con 125 millones de habitantes,  otros 35 millones que viven legal o ilegalmente en Los Estados Unidos, un crecimiento demográfico superior en un 50% al norteamericano,  grandes reservas de petróleo y floreciente turismo,  podría convertirse en pocos años en una de las 10 economías más potentes del mundo.

China es otro ejemplo: Es el país con más vecinos directo porque comparte fronteras con catorce naciones: Corea del Norte, Rusia, Mongolia, Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Afganistán, Pakistán, India, Nepal, Bután, Myanmar, Laos y Vietnam, y bordes marítimos con Corea del Sur, Japón, Filipinas y Vietnam del sur, naciones sobre las cuales el gigante amarillo mantiene una estrecha vigilancia

En las relaciones internacionales hay aliados, pero no amistades incondicionales: Pedro Baños, el autor del libro que documenta este artículo, escribió que “una Europa Unida, con una sola moneda, una sola política internacional y un solo ejército, podría ser una formidable potencia mundial. Esto le valió que con la llegada de Podemos al poder el nombramiento que le iban a hacer como estratega del alto gobierno, fuera saboteado a través de numerosos comentarios en los medios de comunicación.

En las relaciones internacionales hay aliados, pero no amigos: No hay como demostrarlo y la sola mención podría causar conflictos, pero la geoestrategia indica que Los Estados Unidos no debe estar descontento con la salida del Reino Unido de la comunidad europea puesta que la debilita, así como ha impedido por todos los medios que Rusia se incorpore a esa comunidad pues se integraría una potencia mundial posiblemente más poderosa que la estadounidense.

Simula y disimula: El cardenal Mazarino, precursor de la diplomacia, aconsejaba simular lo que no es y disimular lo que se es, pues en la política internacional los jugadores, como en un juego de póker, se cuidan muy bien de enseñar sus cartas y presumen de tener mejores bazas. En esto de fingir ser amigo de todo el mundo es maestra Suiza, depositaria de los mayores capitales del mundo y auto declarada neutral.

A lo largo de la historia los espías siempre han sido las herramientas de los Estados expertos en fingir para engañar y enterarse de los secretos mejor guardados con la premisa de que el fin justifica los medios.

En este terreno de simular y disimular nos encontramos de nuevo con la República Popular China de la cual hace 20 años, e incluso hace 10, nadie hubiera pensado que se convertiría en digna competidora de Los Estados Unidos. De hecho, en las cumbres mundiales sobre cambio climático China se presenta actualmente como país en desarrollo, que se niega a firmar convenios que limiten el consumo de combustibles fósiles, claves para su desarrollo industrial.

Deng Xiaoping decía: “Esconde tus fuerzas, espera tu momento” y en un discurso ante las Naciones Unidas en 1974 presentaba a la China como “un país socialista en vías de desarrollo”. Desde entonces, la economía china se ha multiplicado por 64 manteniéndose en un nivel de crecimiento entre el 7 y el 10 por ciento anual.

En próximos artículos hablaremos más a espacio de esta potencia que es la segunda en gasto militar del mundo, mantiene cien mil espías a lo largo y ancho del planeta y que ha creado entidades como la Organización de Cooperación de Shanghái (China, Rusia, Kazajistán, Kirguistán, Tayikistán, Uzbekistán, India y Pakistán) el banco de los BRICS (Brasil. Rusia, India, China, Sudáfrica y Nigeria), el Banco de Desarrollo Chino y el Banco Asiático, entidades capaces de enfrentarse a las que en su momento crearon los Estados Unidos como la OTAN, el Fondo Monetario Internacional y el Banco Mundial.

China es el gran interrogante del futuro: ¿Su despertar será pacífico o agresivo? ¿No se muestra como potencia mundial para no asumir las responsabilidades que esto conlleva?  Su presidente Xi Jinping la compara a un león que despierta “pacífico, agradable y civilizado” pero, ¿quién ha visto un león pacífico?

El Talón de Aquiles: Todo estado ha tenido su talón de Aquiles del cual se han aprovechado los otros para debilitarlo o dominarlo. Ejemplos sobran en la historia:

Los Estados Unidos, primeros en lograr su independencia, desde entonces tenía sus ojos expansionistas en el resto de América pero, al carecer de suficiente poder, firmó un convenio con España, mediante el cual la potencia ibérica se comprometía a no prestar apoyo a Inglaterra en sus pretensiones de reconquistar su colonia y a cambio Estados Unidos no apoyarían a ninguna colonia americana que quisiera separarse de España, hecho que demuestra lo bien informado que esta un gobierno que atribuye al norteamericano nuestra independencia..

Años después, en la Conferencia de Berlín (1884-85) las grandes potencias europeas se repartieron las colonias africanas y posteriormente hicieron lo mismo con Asía. Estados Unidos, que no había participado en esos repartos, inició su carrera expansionista con lo que tenía más cerca: el Caribe, y como España había rechazado la oferta de venderle Cuba, envió el acorazado Maine a ese país dizque para proteger los intereses de los norteamericanos en la isla. En febrero de 1898 estalló el acorazado lo cual desencadenó la guerra con España como consecuencia de la cual perdió Cuba, Puerto Rico y Filipinas.

Alemania, a la cual no le convenía una Rusia potente, financió el viaje de Lenin para destrozar el régimen del Zar Nicolás II.

Algunas veces el jugar con los radicalismos que se supone debilitan a las naciones no resulta como era de esperarse: En las postrimerías de la guerra fría Estados Unidos de acuerdo con Arabia Saudí decidieron apoyar a los muyahidines para que lucharan contra los rusos en Afganistán y estos grupos son el origen de movimientos terroristas como Al Qaeda y el autodenominado Estado islámico con expertos entrenados por los mismos norteamericanos.

“Divide y vencerás”: Cuando la India se independizó, el poderío británico logró que se dividiera en seis estados: India, Pakistán, Nepal, Bangladesh, Bután y Sri Lanka, gracias a lo cual no es mayor que China.

Tan pronto se creó la OPEP y los países árabes embargaron las exportaciones hacia Los Estados Unidos y Holanda, comenzaron las acciones para dividir a los países miembros de esa organización para impedir que continuaran teniendo el control de los precios del petróleo.

Sería extendernos demasiado si relatáramos las intrigas y acciones de las potencias para mantener desunido al mundo árabe conformado actualmente por 23 Estados diferentes. Basta con señalar que una potencia con una extensión igual a la de todos los países iberoamericanos juntos, con más de 200 millones de habitantes y dueña de las reservas de petróleo más grandes del mundo, no le convienen a Estados Unidos y Europa, pero tampoco a Rusia y China.

Estas son, en apretado resumen, las herramientas con las que a lo largo de la historia se ha venido dominando el mundo.

Cuando cayó el muro de Berlín se creyó que con la terminación de la guerra fría y el indiscutible poderío norteamericano habría tranquilidad en el planeta. Por el contrario, Rusia continuó siendo una gran potencia, China lo es indiscutiblemente, la India ya se perfila como potencia en muchos aspectos -en el terreno cultural por ejemplo produce y distribuye más películas que Hollywood y es un pujante centro informático, y la Europa unida esta vez con el liderazgo alemán comienza a dar sus propias batallas.

Pero estas batallas ahora se libran desde las embajadas, en el terreno de la diplomacia. Ahora las falsas noticias remplazan a las balas, las medidas económicas a los bombardeos y los cercos mercantiles a través de las multinacionales, no dejan heridos: causan más muertes que las grandes batallas de la historia.

Las grandes potencias gastan ahora miles de millones en estas herramientas de dominio indirecto, especialmente en espionaje, comunicaciones y propaganda para lo cual no dudan en comprar desde periodistas hasta productoras de cine y cadenas de televisión, además de tener centenares de miles trabajando como espías o informadores en todos los niveles, aunque esto último parecerían innecesario porque todo lo que circula por la red, e-mail, mensajes por las redes sociales, llamadas telefónicas y demás queda automáticamente grabado aparte de que se sospecha que en los programas que vienen instalados en nuestros PC hay programas espías que les permiten encontrar archivos en nuestros computadores con menos trabajo que el que nos cuesta a nosotros.

Share on FacebookTweet about this on Twitter

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *